Categorías
Sin categoría

¿Qué son y para que se usan los estimuladores de raíces en las plantas?

También conocidos como enraizadores, se trata de insumos que son aplicados a los cultivos cuya finalidad es fortalecerlas promoviendo el desarrollo de numerosas raíces, mediante fitohormonas de enraizamiento, pues cuanto más fuertes y saludables son las raíces, más saludable será la planta como por ejemplo el brutal buds.

Existe cierto debate referido a si dichos productos propician una planta más saludable si son usados al momento en que se trasplanta.

Diversos tipos de bioestimulantes

A menudo, la vitamina B1 es comercializada como un estimulador de raíces de plantas naturales, pero la Extensión Cooperativa de la Universidad del Estado de Colorado ha señalado que la investigación demuestra que dicha vitamina no llega a promover el crecimiento de raíces nuevas en las plantas que están en el suelo.

No obstante, las fitohormonas y los fertilizantes si llegan a ofrecer más a la planta que tan solo su desarrollo y la resistencia de la raíz, por lo que, cuando son usados adecuadamente, llegan a alimentar las raíces, lo que a su vez alimenta a la planta en su totalidad.

Por su parte, el fósforo se comporta como uno de los tres elementos importantes cuando se trata de fertilizantes y es por ello que en el empaque siempre se nota un número de tres dígitos separados por guiones, al mismo se le conoce como la calificación NPK. Dichas cifras representan el porcentaje de nitrógeno, fósforo y potasio, respectivamente.

En tal sentido, el rol del fósforo en la fertilización y el estimulador trabe es de suma relevancia ya que fomenta un sistema de raíz saludable y fuerte; promueve brotes y frutas más saludables; y puede llegar a promover una madurez más temprana de raíces, debido a que le brinda a la raíz una ventaja, por llamarlo de alguna manera. De este modo, las raíces inician con un alimento que está especialmente formulado para su fuerza.

En el caso de las auxinas, estás son fitohormonas enraizadoras, y de manera continua se producen por algunos tejidos de las plantas; no obstante, estás no llegan a acumularse en grandes cantidades, lo que significa que algún proceso o procesos, de inactivación o de destrucción eso debe ocurrir.

Queda por sentado que su inactivación se conforma como una parte importante dentro del sistema por el que se logra el control y la correlación del desarrollo, pues la concentración de auxina en un lugar determinado llega a ser proporcional tanto para la tasa de su producción o transporte como para la tasa de destrucción.

Cuando se trasplanta una planta o se busca hacer  prosperar un esqueje con estimulador orgánico, una de las mayores preocupaciones es que la raíz se haga fuerte para que la planta prospere. Ante ello, la solución se encuentra en el uso de un enraizante, ya que con ello se consigue que la planta se agarre rápidamente al suelo creando un sistema radicular fuerte y seguro.

Esto es esencial para todo el desarrollo de la misma, en consecuencia, usar un enraizante durante la etapa inicial de crecimiento resulta una apuesta segura para el desarrollo general del cultivo.

Gracias a los enraizantes la planta llega a crecer más fuerte y protegida de cualquier daño o adversidad que se produzca en su entorno natural y por lo que pueda verse afectada, además, su floración será más abundante lo que deriva en una producción mayor de frutos.

Se pueden conseguir enraizantes tanto químicos como naturales. En el caso de estos últimos, son creados a partir de materia orgánica y natural, lo que favorece a la planta en su desarrollo debido a los nutrientes naturales y orgánicos. 

¿De qué están compuestos los enraizantes?

Si se trata de enraizantes naturales, estos son ricos en elementos como el potasio y el fósforo, tales elementos provocan en las plantas el nacimiento de abundantes raíces secundarias, incrementando su capacidad de absorción de nutrientes.

Esa gran capacidad para extraer raíces secundarias llega a favorecer las plantas durante todo su ciclo de vida, pues unas buenas raíces resultan importantes en todas las fases del cultivo.

También es posible encontrar otros compuestos sintéticos como son el ácido indolbutírico y otras hormonas similares, además de otras sustancias de origen natural que contienen un efecto enraizante, como son los extractos de algas o algunas materias orgánicas y extractos vegetales.

El fósforo funciona como un elemento clave debido a que potencia el metabolismo de la planta favorece la absorción de energía. El uso de abonos orgánicos que puedan aportar nitrógeno, en combinación con un buen enraizante, lleva a favorecer la mejor absorción de nutrientes a la planta y en consecuencia, a un fortalecimiento natural.

¿En qué momento es recomendable el uso de enraizantes naturales?

Conviene usarlo o aplicarlo durante las primeras fases del desarrollo de una planta a fin de lograr que las raíces sean fuertes desde el principio del ciclo de vida. No obstante, y de acuerdo al tipo de planta o árbol, el método de aplicación resulta distinto.

Otro aspecto importante es la aplicación de un enraizante en cualquier situación que llegue a debilitar el sistema radicular (exceso o falta de agua, enfermedades o plagas de la raíz, salinidad o exceso de fertilizantes, entre otros.), y también se aconseja su uso durante el trasplante. 

De acuerdo al tipo de planta o árbol, el método de aplicación será distinto: 

Usar en esquejes: si lo que se busca es que un esqueje llegue a desarrollar raíces, se debe disolver el enraizante en agua e introducir la parte inferior del tallo durante 24 horas.

Usar en árboles: para árboles debe ser más abundante ya que la cantidad y dureza de sus raíces lo definirán, por lo que será conveniente seguir las instrucciones que indica el producto y regar el árbol de manera abundante con el enraizante.

Usar en bulbos: se hace conveniente diluir el enraizante en agua, colocando el bulbo en un vaso con esta disolución, así mismo se debe considerar que solo deberá estar en contacto con el enraizador la base del bulbo. Cuando se observe que el bulbo ha desarrollado una cierta cantidad de raíces, es el momento de trasplantar a la tierra.

¿Qué es un estimulador de Floración?

Un estimulador de floración se trata de un fertilizante que es empleado cuando se busca incrementar el peso de la cosecha. Los estimuladores están encargados de aumentar la cantidad de flores y también de acortar el espacio internodal. Siendo un espacio tan reducido entre los nudos, los cogollos casi terminan unidos, lo que se traduce en la formación de largas colas sobre cada rama.

Numerosos cultivadores se dedican a invertir en  nutrientes base, dejando a un lado el uso de estimuladores debido a su alto coste, aunque se debe mantener presente que dicha inversión será compensada con creces mediante el resultado obtenido con su uso.

Los estimuladores de floración generalmente son productos cuyo contenido esta basado en aminoácidos, vitaminas, enzimas y/o oligoelementos. Es un elemento que debe usarse solo durante las primeras semanas de floración, ya que es en esta fase donde la planta se encuentra centrada en la creación de sus flores y se puede impulsar dicho proceso con el estimulador.

Cuando ya las flores se hayan formado, no es necesario que se aplique el estimulador, pues tan solo se conseguirá incrementar la Ec sin que sea necesario y no se notará la diferencia entre si se aplica o no se aplica.

Los estimuladores no deben ser confundidos con los potenciadores, en el caso de estos últimos son abonos que presentan un alto contenido en fósforo y potasio que funcionan para el engorde de los cogollos.

En todo caso, sin importar el estimulador que se use, es importante guiarse por las indicaciones y recomendaciones del fabricante y de esta manera confirmar la compatibilidad que presenta con otros abonos que se vayan a utilizar.

Casi en su mayoría, los fabricantes incluyen en sus gamas todos los aditivos que la planta llega a demandar para su excelente crecimiento y una buena cosecha.

En alguna oportunidad, los cultivadores se han preguntado cuál será ese producto imprescindible para un cultivo. Y la respuesta radica en los estimulantes de  floración, ya que estos no pueden faltar en ningún cultivo,  contrariamente, son de gran ayuda en la producción final usándolos durante un par de semanas al inicio de la floración, en ese momento durante el cual la flor aún no es nada, sino tan solo pelitos,  ya que los resultados serán muy satisfactorios.

¿Cuáles son los mejores estimuladores de floración?

A continuación presentaremos algunos estimuladores de floración que llegan a proporcionar grandes resultados al aumentar la cantidad de flores, pero si se trata de aumentar el peso, entonces lo que hará falta será combinarlos con el resto de fertilizantes que sean compatibles o de la marca.

ATAMI SUSTRATO DE COCO: este es un estimulador con el que consigue que las plantas lleguen a formar la estructura ideal con la que pueden crear grandes cantidades de flores, crear vida en el sustrato y hacer que la floración sea más rápida y productiva, debido a que permite que la planta logre absorber de mejor manera los nutrientes y que estos lleguen a circular por ella sin dificultad, lo que se llega a traducirse en una excelente floración. Se utiliza especialmente en el cultivo de Cannabis.

Bud Ignitor de Advanced  Nutrients: es conocido por ser uno de los estimuladores de floración con más poder, al usarse se consigue que la fase de floración comience cuanto antes proporcionándole a la plantas la energía que necesita para crear largas colas de cogollos, simultáneamente acorta la distancia entre sus nudos, y de esta manera incrementa la cosecha de forma considerable.

Delta 9 de Cannabiogen: es uno de los estimuladores que más se usa por quienes cultivan marihuana. Delta 9 funciona tanto como estimulador de floración, y de carbohidrato, haciendo que muchos lleguen a escogerlo a fin de obtener los beneficios brindados por dos fertilizantes en un solo producto.

Es el único estimulador que puede ser usado hasta el final del cultivo debido a que su alta concentración en azúcares lo hace bastante efectivo. El mismo le ofrece a las plantas, de forma natural, más de 60 elementos con los que se incrementa el rendimiento de la cosecha, lo que le aporta a la floración una gran calidad de flores. Gracias a la cantidad y tipos de antioxidantes naturales que están presentes en su composición se genera una excelente concentración de resinas.

Hesi Boost: es un estimulador con el que se consigue acelerar todos los procesos que intervienen durante el desarrollo de los cogollos, acortando de esta manera el tiempo del cultivo de una forma notable. La floración dará inicio con rapidez, formando gran cantidad de cogollos a lo largo de la planta, formando una planta con una estructura bastante resistente. En cuanto a su composición, esta es muy concentrada, por lo que se recomienda que sea aplicado siempre la dosis mínima para no sobrealimentar a las plantas.

Cenizas de palmera de Guano Kalong: este es un producto 100% natural y ecológico, que se le indica a las plantas de marihuana durante su fase de floración, con él, se favorece la formación de plantas más resistentes. Debido a su gran contenido en potasio, fósforo y magnesio llega a aportar excelentes propiedades con las que se estimula y potencia una gran floración.

Cannaboost Accelerator: con este accelerator se consigue que las plantas de marihuana lleguen a florecer antes y además, que su producción sea mucho mayor, ya que se trata de un potente estimulador de la floración con el que se acorta la distancia entre los nudos, y contribuye a que se formen muchos más cogollos que serán compactos y pesados.

Silver Bloom Stimulator: este ha de ser uno de los estimuladores de la floración más concentrados. Al usarse se consigue que los procesos de floración y maduración se presenten más rápido y con más cantidad de flores.

Gracias a Silver Bloomstimulator, las raíces pueden asimilar mejor los nutrientes, de este modo las plantas llegan a crecer con más fuerza y vigor permitiendo un mayor rendimiento en los procesos de fotosíntesis, y así, los procesos de floración y maduración son mucho más rápidos.