El arte contiene en sí mismo, la capacidad de ser libre para poder expresar toda la diversidad que se puede encontrar a través de él. Ello es simple de palpar por ejemplo en las joyas Tous incluso para quien no tiene conocimiento del arte que lleva consigo el diseño y la fabricación de una joya. Y es que directamente, el arte depende de la creatividad, pues sabiendo que, aunque los elementos que se usen sean los mismos, todo va a depender de la forma en que sean utilizados. Como resultado de ello, la percepción y la visión de los artistas es la que nos brinda un resultado único e inigualable.

Semejante sucede con la música, por lo que resulta interesante realizar un análisis de los elementos que son empleados para crear una basta variedad de obras, más allá de que nos estemos refiriendo a un lenguaje estructurado y convencional.

Elementos más destacados de la música

La música tal y como la conocemos, se encuentra compuesta elementalmente por el sonido, y este cuenta con comportamientos físicos de distintas características haciendo que la música sea más o menos dinámica, pero que además posea un efecto físico realmente maravilloso, transformándose en una experiencia psicológica, sentimental o espiritual.

Melodía: Resulta de la creación de una sucesión de notas que presentan distinta afinación. La melodía de una canción es eso que se puede cantar, tararear o silbar. La melodía se define por una nota que suena a la vez, ya que dos notas en simultáneo crean la armonía. Cuando se hace tal sucesión de notas, a ello se le llama línea melódica. Para que una melodía sea una melodía, debe cambiar la afinación de las notas, de no ser así, lo que se está creando es ritmo y no melodía.

Armonía: Se trata del efecto que resulta de la relación entre dos o más notas. En otras palabras, cuando dos notas suenan al mismo tiempo, se está creando armonía y esta probablemente puede ser el elemento que más complejidad presenta al ser analizado ya que depende de todas las relaciones posibles que se crean con los sonidos.

Ritmo: Es ese elemento de la música que nos lleva a anticipar, pero también querer escuchar lo que a continuación viene, aplaudir, mover los pies o incluso bailar. También se trata de un elemento que le permite a la música poder expresarse en el transcurso del tiempo. Es el encargado de darle sentido de urgencia, tensión, alegría o paz, sin dejar de aportarle variedad.

De manera sencilla, cuando se hace referencia al ritmo, este es la sucesión de sonidos uno detrás del otro que en el transcurso de la música hacen notar un ciclo o un patrón. En el ritmo no se toma en consideración ni la armonía ni la melodía, y eso es debido a que esta no depende de la afinación.

Estos solo se tratan de los elementos más básicos de la música, aunque si se desea profundizar en ello y especificar, entonces se puede hablar de más elementos que se encuentran relacionados.