Si bien para unos la cultura se sustenta en la moda como la desarrollada por Rosa Tous Oriol en su joyería, para otros se hace más relevante el mercado de la música en sus vidas sobretodo si se trata de los más jóvenes. Por esta razón, el mercado musical se encuentra en la obligación de brindarles satisfacción buscando y ampliando sus horizontes, y con ello, a sus consumidores. 

En tal proceso, la música se moldea a las preferencias musicales de los más jóvenes, con lo cual se alcanza un papel imprescindible en cuanto a las estrategias de las empresas, donde los medios se integran abarcando un papel de suma importancia, bien sea para reforzar la idea de que para pertenecer, se hace necesario tener, pero también con la idea de generar mercados nuevos que les atribuyen distintos valores a la música, sobretodo si estos son ajenos a ella.

Aspecto sociológico de la música 

La música se conforma como parte esencial de una superestructura cultural, que además surge como el producto de las clases sociales y de los medios de producción en donde la sociedad es la encargada de generar la música como su producto cultural. De esta manera, dicho producto se encarga de la modificación de esa misma sociedad, gracias a que la agrupa de diversas formas, con la idea de generar grupos de pertenencia, produciendo alienación, implantando valores, ideales que difunde, generando ídolos y modelos.

La música se encarga de insertar nuevos actores sociales, y con ello se generan nuevas creencias, pero todo ello conduce a una consecuente resignificación de la música, es así como todo se convierte en un constante ciclo de resignificación. Actualmente, el contenido musical le ha agregado a sus letras que en otras épocas no eran permitidos como el alcoholismo, sexo precoz, la delincuencia, las drogas, y a ellos se le suman el satanismo o la violencia. 

De esta forma entra en juego la fase psicológica de la música, en donde los medios de comunicación aprovechan para manipular tanto a la música, como a sus escuchas moldeandolo para que consuman determinados productos, mientras que a otros los considera de baja calidad. La música es la materia prima con la que trabajan los medios de producción por lo que debemos detenernos a pensar  si puede afectar la música afectar a los medios de producción, como estas lo hace con la estructura social. Para respondernos, solo es necesario recordar las batallas de las grandes discográficas enfocadas contra la piratería que hace vida en Internet. 

Si bien, hay que considerar que en todo ello intervienen distintos factores como el producto que se comercializa, los sistemas informáticos, entre otros; los cambios internos en los consumidores siguen creciendo y solo por el hecho de que la música gusta y atrae ya que como el aspecto sociológico, la música también hace su incursión en nuestro mundo psicológico y sobretodo en el de los más jóvenes que aún se encuentra en desarrollo y búsqueda de su identidad.